• Calendario

    diciembre 2006
    L M X J V S D
    « Nov   Ene »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Categorías

  • Meta

  • Últimos Comentarios

    Amada en Los bichos del jamón
    หนังxxxxx en Experimentos sencillos para el…
    Smithd6 en Experimentos sencillos para el…
    Isabel en Michael Kiwanuka – Cold…
    juanisogempleis en Venden humo a 11,7 millones de…

El extraño caso de las monedas que se descomponen


¿conoces el banco de imágenes del CNICE?Tengo la costumbre de disponer y amontonar en un viejo cenicero esas monedas de pequeño valor que el intercambio diario va generando. El hecho curioso es que hará un par de meses me percaté de un extraño suceso: un par de monedas aparentaban signos evidentes de descomposición, una aparente reacción de corrosión que tiznaba su superficie de una especie de pasta de un color oscuro. Limpié la superficie y las dejé con el resto. Y no le di más importancia. Entonces no sabía que se trataba de dinero negro…

En realidad ahora tampoco lo sé a ciencia cierta, sino más bien que he interpolado dicha conclusión. Los hechos, fríos y precisos, se fueron desarrollando de la siguiente manera: día a día, semana a semana, el número de monedas descompuestas iba en aumento. En un primer momento alenté las teorías científicas: monedas de diferentes tipos y metales están formando pilas galvánicas y la humedad dirige la corrosión superficial.

Me es dificil, sin embargo, precisar porqué las teorías científicas no me satisfacen para este extraño suceso. Quizás es que el aspecto enfermo de las monedas indican que hay algo más. Algo que habla de su procedencia. Algo que me sugiere que ese par de monedas primigenias venían de un lugar oscuro… tétrico…monedas manchadas… dinero negro.

En un primer momento separé las monedas aún sin corroer de las corruptas con el ánimo de tirar estas últimas a la basura. Pero no lo hice. Al parecer, en última instancia me pareció dolorosa la orfandad de las monedas estigmatizadas quizás ya en su génesis y nunca por propia voluntad. Por eso finalmente decidí realizar lo único digno que se podía hacer: desinfectarlas.

En el momento en el que escribo este relato estoy precisamente en ese proceso de desinfección. El proceso de purificación pasa por la sucesiva inmersión en alcohol y agua, proceso lento pero que muestra evidentes signos de mejoría. En realidad casi todas las monedas tienen evidentes signos de salud. Digo casi todas porque en realidad hay todavía un par que no dan síntomas de mejoría.

Lamentablemente no marqué las monedas primigenias, no sé porqué no lo hice. Pero estas que finalmente no parecen mejorar con el tratamiento a la desinfección presentan un signo verdaderamente peculiar. Cuando uno las mira con poca luz no parece estar observando la cara del rey… sino de otro sujeto… un sujeto que me suena, pero que no acabo de recordar quién demonios era… el sujeto en todo caso presenta bigote y, de fondo, aparece la silueta de unas islas… y si no estuviera tan oscuro diría que son las islas Azores…

En fin, que no sé qué demonios voy a hacer con este par de monedas… ¿hay por ahí alguien que las quiera?

2 comentarios

  1. Y yo que creía que lo de lavar el dinero negro era otra cosa…. 😛

  2. Las quiero yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: