• Calendario

    enero 2007
    L M X J V S D
    « Dic   Feb »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Categorías

  • Meta

  • Últimos Comentarios

    Amada en Los bichos del jamón
    หนังxxxxx en Experimentos sencillos para el…
    Smithd6 en Experimentos sencillos para el…
    Isabel en Michael Kiwanuka – Cold…
    juanisogempleis en Venden humo a 11,7 millones de…

L3ngu4j3 p0l1t1c4m3nt3 c0rr3ct0


Lo siento pero estoy harto (eso es decir poco) de la tontería que se está instalando en nuestra sociedad de lo politicamente correcto. El último episodio lo viví ayer en el trabajo, donde tuve una discusión sobre la utilización en documentación formal (muy importante la apreciación) del lenguaje supuestamente no sexista (los trabajadores y trabajadoras, tod@s, etc…).

La utilización de esas expresiones me parece del todo punto innecesario (por no decir incorrecto, aunque de esto hablaré a continuación) y solo es uno más de los subproductos de esta cada día más ñoña sociedad. Y lo peor es que la gente no se da cuenta que todo esto no es más que una cortina de humo lanzada por cierta clase política para evitar que la ciudadanía reflexione sobre los VERDADEROS PROBLEMAS de discriminación sexista. Pero claro, medidas populistas y estúpidas del tipo de la paridad en las listas electorales son mucho más sencillas que luchar por la igualdad de oportunidades. La discriminación positiva es tan dañina como la negativa, cada persona debe demostrar su valía y unícamente en base a eso se la puede juzgar. Lo demás son brindis al sol.

Pero en fin, retomo el tema del lenguaje que me estoy yendo por las ramas. Desde mi convencimiento de la incorrección del tan de moda lenguaje “no sexista” he estado buscando la postura oficial de la Real Academia Española y esto es un extracto del artículo dedicado al género:

A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96). Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y debió— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: Marca de incorrección.las y los ciudadanos.

Recomiendo leer el resto del artículo para resolver cualquier duda al respecto. Claro que el argumento que esgrimen los valedores de estas expresiones es el respeto, a que cada uno usa el lenguaje como le parece. Quizás tienen razón y a partir de ahora podemo crear nuestro castellano personalizado, el mio va a eliminar las h, fusionar j-g b-v, nada de dobles erres y lo que se me ocurra, si luego la gente no me entiende es su problema, o no?

12 comentarios

  1. Las palabras no son inocentes y existen muchos arquetipos sustentados precisamente en esta ausencia de inocencia.

    Cambiando el tercio: ¿la unión entre homosexuales debe ser llamada matrimonio o no? La Real Academia puede argumentar lo que le venga en gana, pero detrás del lenguaje existe una escondida intencionalidad a mi juicio importante.

    Personalmente me gusta el lenguaje políticamente correcto. Y personalmente también me gusta la (contra)discriminación positiva porque vivimos en una (lamentable) sociedad injusta y las leyes deben estar en la medida de lo posible para evitar las injusticias.

    Saludos a todos… perdón, quise decir salud@s a tod@s… 😛

  2. Yo insisto en que la lengua es la que es, y creer que cambiar ciertas expresiones va a solucionar un problema de base es de ilusos. Aquel que se ofende por la utilización CORRECTA del lenguaje demuestra que o bien tiene poco más de lo que preocuparse (en cuyo caso me alegro de que tenga la vida resuelta) o es un irresponsable.

    IYOKFHF

  3. No sé, a veces las cosas pequeñas son ciertamente las importantes. Cuando era pequeño y estudiaba en un colegio público había un crucifijo de Cristo que después cambiaron por la imagen de los reyes (¿las imágenes son inocentes? aunque bueno, no es esto lo que quiero contar).

    En clase nos numeraban de la siguiente manera: primero los chicos por orden alfabético y después iban las niñas por orden alfabético… después lo cambiaron y éramos todos por orden alfabético, chicas y chicos. Recuerdo que, siendo niño, me molestó el cambio, supongo que por una cuestión primitiva. ¿realmente es importante un número u otro en un aula? Ciertamente no, pero estas pequeñas cosas son las que fomentan esos problemas de base. ¿de qué se está empapando un niño cuando primero van los niños y las niñas después, algo que parece no muy relevante?

    Por lo demás está claro que talibanes los hay en todos los lados y hay gente que ve fantasmas donde no los hay y que crean problemas donde no existen, supongo que a fin de cuentas es lo que ocurre con tu anécdota y de ahí tu lógica perplejidad.

  4. Por cierto, no sé si El Pais sigue habitualmente las discusiones del Club del Tetradro,pero en el suplemento de este domingo hablan precisamente de este tema:

    http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Dime/decir/elpepusocdmg/20070114elpdmgrep_4/Tes

  5. Pues yo estoy con anisotropista. Lo de “todos y todas”, “compañeros y compañeras” me parece una absoluta sandez.

    Y si alguien se siente excluido con el genérico “todos” o “compañeros” es que simplemente es tonto. O que tiene un sueldo funcionarial que justificar con medidas sobre temas sin importancia.

    Unos enlaces de Pérez-Reverte (escribió un artículo en el que hacía parodia del uso de este lenguaje, pero no lo encontré):
    http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_19mar06
    http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_10dic06
    http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_06mar05

  6. En Inglaterra, a no ser que yo ya esté viendo visiones, han solucionado este tema. Utilizan el femenino como genérico. No está muy extendido, pero como digo, a no ser que la falta de sol me haya trastornado definitivamente, lo políticamente correcto está tomando caminos inesperados.

  7. Hay palabras como subnormal que se empleaban frecuentemente cuando yo era (más) joven y hoy en día es ciertamente dificil escucharlas (en mi opinión una mejoría) por la cuestión claramente peyorativa.

    En la cuestión de género el español recoge lo que la historia ha recogido: hacer invisibles a las mujeres usando el masculino para el todo porque a fin de cuentas en las sociedades antiguas (y no tan antiguas) la vida social era patrimonio de un sólo género: no hay más que consultar cualquier libro de historia y poner en una lista a los hombres y en otra a las mujeres y, obviamente, en las academias de lengua siempre estuvieron hombres, claro.

    Y bueno, la lengua es algo vivo,pretenderla hacerla estanca es poner puertas al campo.

    En todo caso ya comenté que obviamente hay gente que saca los pies del tiesto y acaba haciendo una batalla personal de algo que, como en otros muchos casos, basta con aplicar el sentido común..

    Saludos y saludas, 😀

  8. Yo no veo ninguna evolución del lenguaje en el uso de eufemismos y de frases políticamente correctas. Ya el término “políticamente correcto” me resulta odioso… Siendo mujer, no me siento excluida (o discriminada, ahora que esa palabra se usa para todo) por el uso de un sustantivo genérico, y expresiones como “compañeros y compañeras” se me hacen repetitivas y absurdas. ¡Y ni hablar del uso del @ para incluir ámbos géneros! Es cierto, el lenguaje está vivo… por eso también hay que aplaudir a los ingeniosos “ke” inventaron el nuevo dialecto chat. En fin… vamos a hablar cada día peor con la excusa de que las lenguas no se deben estancar.

  9. Pensaba dejar alguna observación al respecto, pero creo que sería redundar en lo aquí expuesto por anisotropista y pululante. Más aún después de leer los artículos de Pérez-Reverte al respecto.
    Como dice el refrán “hay que llamar al pan, pan y al vino, vino”, lo demás son requiebros pseudointelectuales (valga la expresión) o eufemismos, como bien apunta Mariana.

  10. Lo que no tiene nombre, no existe.

  11. “Lo que no tiene nombre, no existe.”
    No sé si esa frase está extraida de 1984, pero me suena terriblemente (en el sentido de “me suena mucho”).

    Y lo del lenguaje políticamente correcto me suena terriblemente (en el sentido de “horror”) a la neolengua de 1984.

  12. Pues no sé si estará en la obra orwelliana o no. De todas maneras creo que era más correcto esta otra afirmacion que es más precisa en lo que quiero decir:

    Lo que no se nombra no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: