• Calendario

    octubre 2007
    L M X J V S D
    « Sep   Nov »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Categorías

  • Meta

  • Últimos Comentarios

    Amada en Los bichos del jamón
    หนังxxxxx en Experimentos sencillos para el…
    Smithd6 en Experimentos sencillos para el…
    Isabel en Michael Kiwanuka – Cold…
    juanisogempleis en Venden humo a 11,7 millones de…

El delator sin corazón


¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche y día. Yo no perseguía ningún propósito. Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás me había hecho nada malo. Jamás me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su ojo. ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre… Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco, muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel ojo para siempre (…)

Me resulta curioso pensar cómo Edgar Allan Poe pudo anticipar tan bien esta historia que hace muchos (muchísimos) años cayó en mis manos con la fortuna de ser la traducción de Cortázar. Si quieren acabar el relato original de El Corazón delator no tienen más que visitar esta web.

Si lo que quieren es acabar el relato de El delator sin corazón, decir que todavía está inconclusa hasta que el protagonista acabe confesándonos lo que ya todos sabemos: que aquello no fue más que una gran y terrible mentira.

Mientras tanto, nos basta con la confesión del relato original:

-¡Basta ya de fingir, malvados! -aullé-. ¡Confieso que lo maté! ¡Levanten esos tablones! ¡Ahí… ahí!¡Donde está latiendo su horrible corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: