• Calendario

    febrero 2010
    L M X J V S D
    « Ene   Mar »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
  • Categorías

  • Meta

  • Últimos Comentarios

    Isabel en Michael Kiwanuka – Cold…
    juanisogempleis en Venden humo a 11,7 millones de…
    maria en Experimentos sencillos para el…
    dianaester en Experimentos sencillos para el…
    nidiadudley61439 en El acertijo visual de la …

Encuentros en la Cogersa fase


El caso es que tenía que guardar una bolsa que llevaba en el coche. Saqué el mando y apreté el botón para abrir la puerta. Nada. Igual estaba un poco lejos, así que me pegué a la puerta del conductor y volví a apretar el botón. Nada. Dos veces, tres veces, pero la puerta no se abría.

Justo entonces recordé que el señor del concesionario me había comentado que cuando la pila del mando empieza a fallar pudiera ser que no tuviera potencia para abrir la puerta del coche pero sí para el encendido del motor, por lo que siempre podía sacar la mini-llave incrustada en el propio mando para hacerlo manualmente. Y eso fue lo que hice. Pero tampoco abrió.

-¿Pero qué demonios…? Me preguntaba. A mi alrededor todo parecía normal: coches aparcados, gente paseando y un trabajador de Gogersa, la empresa de recogida selectiva de basura, que haciendo uso de la grúa de su camión vaciaba el contenedor azul del cartón.

Tomé aliento para pensar qué hacer y, después de un rato y desde más lejos probé otra vez con el mando. Esta vez abrió. Probé a cerrar y cerró. Abría, cerraba. A mi alrededor nada había cambiado. Bueno, solo una cosa, pero entonces, hace ya algo más de dos semanas, no le di importancia: el camión de la recogida de basuras ya se había ido…

Todo ello viene a mi memoria porque hoy aparqué, como cada día de la semana, en el mismo sitio. Bajé del coche y apreté el botón de cerrar, pero las puertas no se cerraron. Amanecía y no se veía bien aún, así que concentrado apreté dos y tres veces más. El coche no se cerraba. Y entonces lo ví. El camión de Cogersa atravesaba la carretera justo enfrente. Después de doblar la esquina probé fortuna. Y las puertas se abrieron.

Como ya digo amanecía, así que esto último igual es ya producto de mi imaginación, pero según giraba el camión vi, veladamente y a través de los cristales de la cabina, una extraña forma humanoide que me miraba…

Una respuesta

  1. […] } Distinto día pero mismo sitio. Ahí está otra vez el camión del reciclaje. Espero a que se acerque y su ocupante descienda para salir de mi coche. Pulso el botón del mando […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: