• Calendario

    marzo 2010
    L M X J V S D
    « Feb   Abr »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Categorías

  • Meta

  • Últimos Comentarios

    Amada en Los bichos del jamón
    หนังxxxxx en Experimentos sencillos para el…
    Smithd6 en Experimentos sencillos para el…
    Isabel en Michael Kiwanuka – Cold…
    juanisogempleis en Venden humo a 11,7 millones de…

Encuentros en la Cogersa Fase (II)

Distinto día pero mismo sitio. Ahí está otra vez el camión del reciclaje. Espero a que se acerque y su ocupante descienda para salir de mi coche. Pulso el botón del mando para cerrar pero el coche no se cierra. Una y otra vez. Nada.

Valor, me digo, mientras me situo detrás del operario que con un extraño dispositivo maneja el contenedor azul. Valor, me repito, porque aunque esté de espaldas, de alguna forma sé que acaba de notar mi presencia. Pero no se da la vuelta… aún.

Girando sobre los talones me mira pero no dice nada.

-Buenos días- le explico, llevo observando desde hace algún tiempo que mi coche ni abre ni cierra cuando está su camión en las inmediaciones. ¿Es una mera casualidad o podría usted explicarme alguna causa para esta curiosa circunstancia?

El operario, absolutamente inexpresivo, parece mirarme intentando adivinar hasta donde sé exactamente. Es entonces cuando observo que lleva el dedo índice sobre uno de los botones del extraño dispositivo con el que manejaba los contenedores y con el que, en todo caso, parece estar apuntándome.

-El camión lleva un inhibidor de frecuencias- me dice en voz baja- para evitar que haya interferencias en la pluma y que algo o alguien acabe aplastado.

De la manera más casual posible y evitando detener mi mirada sobre el extraño dispositivo que parece estar apuntándome, sonrío. -Ah, claro, así que era eso. Bueno, pues muchas gracias-.

Durante una breve fracción de segundo el operario permanece mirándome. La respuesta finalmente parece haberle convencido y su dedo se aleja del botón del extraño dispositivo. Da media vuelta, se sube al camión y se va.

Solo, pruebo a cerrar la puerta de mi coche con el mando. Se cierra. Con las manos en los bolsillos recorro el tramo que me resta hacia mi lugar de trabajo pensando en lo que me faltó por preguntar: que porqué demonios tampoco me funcionaba la llave.

En cualquier caso no pienso indagar más allá. A fin de cuentas me acaban de apuntar y me han dejado claro que las interferencias pueden acabar con algo o alguien aplastado…

A %d blogueros les gusta esto: